Una de cal y una de arena…

 

En estos días he estado pensando mucho en cuando fue la última vez que escribí en este blog y porque dejé de hacerlo. Llegué a la conclusión de que inicié ese proceso para ocupar mi mente en alguna actividad ya que por circunstancias de la vida en esos momentos tenía mucho tiempo disponible.

La mente es poderosa y muchas veces nos traiciona. Es parte de nuestra naturaleza humana sentirnos abrumados por los problemas que nos presenta la vida pero está en cada uno de nosotros buscar sobrellevar las situaciones de la mejor forma posible. En mi caso, escribir mis vivencias en este rincón me ayudó grandemente. En un principio lo visualicé como una forma de desahogo. Pero, como “misteriosos son los caminos del señor“, me tope con una copia de mi récord médico con información de cuando nací. Fue así, que sin proponermelo escribí sobre las circunstancias en las que llegue a este mundo y me desarrollé.

Si han tenido la oportunidad de leer las entradas pasadas podrán ver que cada una culmina con un pensamiento positivo o enseñanza. Sí, porque por más difícil que parezcan las cosas siempre habrá algo positivo que resaltar y aprender. Eso lo comprendemos con el paso del tiempo.

Hoy vuelvo a este rincón, pero no porque me sobra el tiempo como antes, sino porque siento la necesidad de ocupar mi mente en algo. .

“¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio.” H.G. Wells.

Estos meses han sido como una montaña rusa. De experiencias muy bonitas, enriquecedoras y de gran aprendizaje. Pero difíciles en ciertos aspectos. Muchas decepciones, frustraciones y desaciertos. Pero también he visto la mano de Dios en todo, en las circunstancias, en las personas que me rodean y en mi discernimiento. Al final del día todo eso me consuela.

Quiero compartir ésto 

Hijo amado, Hija amada.. Yo, conozco tu corazón, sé que lo que estás viviendo es algo difícil de asimilar, sé que lo que tenías planeado es muy diferente a lo que en estos momentos estás experimentando. Lo sé, pero confía… yo, siempre hago que todo lo que ocurra en tu vida te lleve a algo bueno. Quizás en este momento no lo vas a entender y aunque quisieras respuestas ahora mismo no las habrá, pero de lo que si tienes que estar seguro/a es que yo, tengo el control. yo, soy capaz de cambiar las cosas, soy capaz de darte lo que siempre has querido pero tengo mi forma de hacerlo, tengo mis tiempos, tengo mi plan perfecto trazado para tu vida y todo es parte del camino hacia ese propósito perfecto. Aunque tu no lo percibas, yo, estoy trabajando en áreas de tu vida. quizás en algún momento sea doloroso, pero tranquilo/a: yo, se la capacidad de resistencia que tienes. me duele verte triste, pero me alegro en saber que al final sonreirás no te preocupes.. Yo, cuido de ti no tengas miedo porque yo, voy contigo.. No creas que estás solo/a porque yo, nunca te he dejado no creas que estas perdido/a porque yo, te he encontrado.. No llores mas deja que te consuele y limpie tu rostro de esas lágrimas.. Te amo y lo he hecho con amor eterno no tienes nada que temer ni dudar”.. Porque yo tengo el control…. firma {Dios}.

Nada ocurre por casualidad. Ese mensaje me llegó en el momento preciso. Espero que quien lo lea le pase lo mismo.

Espero pronto poder escribir más seguido. Me da vergüenza ver que la última vez que escribir fue en diciembre de 2014. 😳

 

Gracias por leerme y compartir mis palabras.


Anuncios

Los números de 2014

Los dueños de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

¡GRACIA! Por cada visita y cada comentario. Este es un espacio muy personal y sobretodo lleno de mucha honestidad. Espero que este nuevo año este lleno de muchas bendiciones y salud para ti. Sobretodo que la musa inspiradora me visite muy a menudo… ¡Feliz Navidad y próspero año 2015!

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 450 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 8 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Gratitud

 wpid-img_20141127_080805.jpg

Según define la Real Academia Española de la Lengua Española, la palabra Gratitud significa “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”

Estuve hace días en una reunión donde hablaban de este tema. Fue una actividad muy sencilla y práctica. El tema era sobre la personalidad en el área de trabajo pero en medio de toda esa dinamica hubo una frases que se quedó retumbando el subconsciente “no se queje tanto“.

Vivimos en una sociedad donde tomamos todo por dado y pocas veces nos detenemos a agradecer. Al contrario, peleamos, renegamos, somos engreídos y exigentes. Estamos acostumbrados a que muchas cosas que recibimos es porque si y sobretodo que duran para siempre.

El hecho de poder despertar, abrir los ojos y ver la luz del día, sentir frío o calor, ponerse de pie y caminar es un gran privilegio del cual no todos disfrutan porque nunca han podido o porque la vida puede cambiar drasticamente en un segundo.

Esas cosas básicas de la vida son las que me ayudan a comunicarme, aprender y aprovechar las oportunidades que se han presentado en el camino. Por eso yo doy gracias a Dios hoy y todos los días. La gratitud se demuestra respetando nuestro cuerpo nuestra alma y nuestro espíritu al igual que al prójimo.

Agradezco también que tengo una familia que me ama, un techo donde dormir y comida en la nevera. ¿Cuando se tiene tanto que más se puede pedir? Pues pido salud y prosperidad para mi y todos los demás. Que la vida me siga dando oportunidades de crecer como ser humano y hacer el bien.

¿Porque agradezco todo esto? Porque no todo el mundo tiene estas oportunidades. No todo el mundo podrá tener una cena de Acción de Gracias o una “Feliz Navidad”. Porque cuando miro hacia el lado veo que hay personas en peores circunstancias y hasta resultan ser mas agradecidos. Estoy aprendiendo (porque nunca se deja de aprender) a ¡NO QUEJARME TANTO!

image

Hoy comenzamos “oficialmente” la época navideña y mi regalo para todos los que me han leído a través de este medio es Gratitud. Porque lo considero como una de las viturdes más lindas que puede tener cualquiera ser humano. Que ella se apodere de sus corazones y lo transmitan a quiénes van creciendo. Agradezcan, aprecien y devuelvan en la medida en que sea posible por lo que tienen. Que sus días sean felices y que nos les falte el amor, el calor del hogar ni comida en su mesa.

¡Felices fiestas!

¡New York New York!

He estado en ella dos veces. Los propósitos y circunstancias son muy diferentes uno del otro pero igual permanecen en mi historia y mis recuerdos…

Debería comenzar de forma cronológica pero la segunda ocasión fue más corta y de turista. Fui a principio de diciembre de 2011 con mis padrinos quienes me llevaron cuando les fui a visitar unas semanas. Viven a poco más de dos horas de Nueva York y por eso fuimos un día. Recorrimos bastante aunque teníamos poco tiempo. Guiar por Nueva York es simplemente es-pan-to-so. Pasamos por Manhattan (Time Square) en carro y luego estacionamos en Brooklyn. Caminamos al barrio chino en búsqueda de una cartera rosada de la cual estaba antojaba en esos días. Tan pronto encontré algo parecido a lo que buscaba nos fuimos y estacionamos en el Rockefeller Center y vimos el árbol de navidad, las bombillas gigantes y la pista de patinaje. Estaba tan concurrido y faltaba mucho para Navidad. Los estacionamientos son un asalto legalizado. A pesar de todo eso fue un gran día y quiero volver por más tiempo, planificación y presupuesto para recorrer…

image

Mi primer viaje…

La primera vez que viaje en un avión fue para ir a Nueva York. No recuerdo la fecha exacta pero se que fue durante la Pascua de 1989. Lo recuerdo porque mami compraba los conejitos de marshmallow que se venden solo en esa época.

image

Familiares y amigos nos ayudaron. Todavía tengo dos toallas que la querida vecina de mi abuela me regaló con mi nombre bordado. Muchos años después me dijeron que otra persona nos había regalado los pasajes, para mi fue una gran sorpresa y le estaré eternamente agradecida. Tengo fotos del día que nos fuimos. Vestía un “jumper” largo rosa claro, una camisa de mangas cortas blanca con print de florecitas, una cartera rosa y tenis blancos.

Fui referida por los oftalmológicos que tenía en el Centro Médico para ver que alternativas pudieran sugerir por mi condición de párpados caídos. Condición que afecta mi visión ya que el nervio que se encarga de hacer la función de abrir/cerrar los ojos no funciona y por lo tanto pareciera como si tuviera los ojos cerrados pero no es así. Por eso, desde que tengo uso de razón aprendí a levantarme los párpados con las manos. Nadie me enseñó a hacer eso y al día de hoy lo sigo haciendo inconscientemente. La intención de las cirugías también era que dejará de hacer eso…

Cuando era muy pequeña me hicieron una operación en donde me sacaron un tendón del área del muslo izquierdo y lo implantaron dentro de los párpados con la esperanza de que eso hiciera que el nervio funcionara. Esa operación no cumplió su cometido y ya los médicos no tenían otras sugerencias.

El hospital al que fue se especializa en tratamientos de ojos, nariz y boca pero no recordamos el nombre. Nos quedamos en dos lugares. El primero fue en casa de una de mis tías paterna en Brooklyn y luego en la casa de una gran amiga de mi abuela materna. No tengo muchos recuerdos como tal porque estaba por cumplir los cinco años, solo algunos momentos como la lasagna del avión de American Airlines (no se como pude comer eso), también recuerdo haber visto un poco de nieve caer mientras caminábamos con cuidado de no resbalar, haber ido a Central Park y el detalle que mi mama le compro a mi hermano mayor; un set de plato, vaso y cubiertos de lo que estaba “inn” en esos días, los ¡Teenage Mutant Ninja Turtles. También recuerdo que un día fuimos a una cita desde temprano y salimos de noche. Estaba muy cansada y lo único que quería era irme.

Mi tía era nuestra intérprete porque mi mamá no hablaba inglés y un día nos llevó a su trabajo en una escuela. Mi madre me cuenta el que el director pensaba que me iban a matricular y hasta sugirió que nos quedáramos a vivir allá. Que nos podían ayudar a conseguir vivienda y las ayudas necesarias. Algo que mi madre no hubiera descartado pero todo eso dependía del resultado de las consulta con los especialistas en el hospital.

Como dije en un principio nos quedamos en dos lugares. En casa de mi tía fue el primer lugar y allí compartía a veces con mis primos cuando llegaban de la escuela. El recuerdo más grato que guardo de aquellos días en su apartamento era que el papá de mis primos me preparaba tortilla o revoltillo con “Cheese Whiz”. Antes de irse lo dejaba preparado para mi y cuando regresamos a Puerto Rico mami me lo preparaba de desayuno. Algo parecido a lo que se ve en la siguiente foto. . Todavía lo hago ocasionalmente. Les agradezco el tiempo que estuvimos en su casa y todo lo que hicieron por nosotras.

image

El Universo Conspira…

Cuando pone Ángeles en tu camino que te ayudan y te guían aun sin conocerte. Esta familia se había radicado allá unos años antes. Ella trabajaba con mi abuela cuando vivía en Puerto Rico y luego mantuvieron comunicación por lo que la única referencia que tenían de nosotras es que eramos la hija y la nieta de una amiga. Aún así nos recibieron en su casa. Aquí viene lo bueno y el significado de que el universo conspira; el hospital al cual tenía que ir quedaba a unas cuadras de la casa y el matrimonio trabajaba en ese hospital. Tenían una hija que era un poco mayor que yo de la cual guardo recuerdos muy gratos. Jugaba mucho conmigo ya que era hija única y durante el “Spring Break” mi mamá la cuido junto a mi. ¡Era lo menos que podía hacer por tanta hospitalidad! Recuerdo que había un parque cerca de la casa e íbamos a jugar. El día que teníamos que regresar fue muy triste para todos, en especial para ellos que se habían acostumbrado a nosotras. Siempre les estaré muy agradecida por todo.
Luego de varias citas y evaluaciones los doctores sugirieron una cirugía estética que le llaman “Eyebrow Lift” que no es otra cosa que el estiramiento de la piel en el área de la frente. Una vez se hace el estiramiento se corta el exceso en el área de la cabeza y la cicatriz queda como una diadema que se va tapando con el crecimiento del cabello. Aunque es un procedimiento estético en mi caso va más allá porque ayudaría a que los párpados se levanten un poco y así pueda tener mejor campo visual.

image
http://www.cosmeticsurgeryforums.com/brow_lift.htm

Entonces mi madre hizo la pregunta de los sesenta y cinco mil centavos:

¿Esa operación se puede hacer en Puerto Rico?

A los que los médicos respondieron que si, que podía hacerla un cirujano plástico y me refirieron al Dr. Carlos M. Portocarrero. Así las cosas, mi madre no lo pensó dos veces y dijimos adiós a New York. La comprendo, ella estaba loca por regresar, extrañaba mucho a mi hermano, para ella era difícil estar tranquila mientras estando lejos de mi hermano.

Al llegar a Puerto Rico visitamos al cirujano plástico y para resumir, me han realizado tres cirugías de ese tipo en la medida en que fui creciendo y la piel se iba estirando. Recuerdo con gran cariño y aprecio las atenciones del doctor y su personal. Luego de la primera cirugía, el doctor dejo de trabajar en Centro Medico y seguíamos yendo a su oficina privada. Hizo muchas cosas por mi (que me las reservo). Su dedicación es una muestra de su gran calidad humana. Siempre le estaré agradecida por todo.

Esas cirugías me ayudaron mucho a ampliar mi campo visual. Como todo, hay sus pro y sus contra. Al estirar la piel se levantan los párpados y puedo ver un mucho mejor además de que no voy a envejecer ajajajajajaja

También implica que los párpados no cierran completamente. Eso tiene como consecuencia que los ojos se resequen y si no se mantienen lubricados, se crean cicatrices en la superficie que son muy molestosas y pueden llegar a afectar las córneas en casos extremos. Desde un principio nos lo advirtieron, no fue una sorpresa. Por eso tengo que usar gotas lubricantes para los ojos de por vida para evitar daños. Recuerdo que cuando era niña no entendía esta consecuencia y me resistía a usar gotas o espejuelos. El tiempo es el mejor maestro. Pero hasta el momento estoy bien. Mi visión no es perfecta pero la tengo y lo agradezco todos los días.

Gracias por leerme!

Soy zurda

El 13 de agosto celebran el “Día internacional de los zurdos”. Soy zurda y como todos los demás, vivo en una constante adaptación a este mundo hecho para diestros. Es lo que nos toca pero no lo digo por quejarme, pues mi intención es compartir un poco de mi experiencia.

Representamos entre el 13% de la población. Como muchos sabrán, en tiempos pasados las personas zurdas no eran bien vistas por lo que eran obligados a usar la mano derecha. En mi caso no fue así, nunca me obligaron a usar una mano en particular. Bueno, es que todo lo que hacía era como un pequeño milagro y el hecho de poder escribir bastaba. No importaba como. En mi casa soy la única zurda pero en el resto de la familia hay más zurdos. Y la mayoría mujeres.

Creo que la peor época que pasé como zurda fue en la escuela y la universidad a la hora de escribir el los pupitres. Pero en ese momento no lo entendía. Tenía que cambiar mi postura para poder escribir. Me cansaba con facilidad. Por eso y otras razones no terminaba de escribir texto largos de la pizarra. Porque mientras una persona diestra podía descansar su brazo para escribir, yo tenía que mover el cuerpo hacia la derecha para poder poner mi brazo en la mesa. La libreta terminaba casi en el borde. Con razón tenía dolores de cintura, espalda, hombros y brazos. Durante la época en las escuelas intermedia y superior fueron llegando pupitres para zurdos. Aunque me sentía rara sin duda eran bastante cómodos para mi postura pero no habían en todos los salones.

Creo que cuando estuve en intermedia hubo un repentino boom de artículos para zurdos y los más que recuerdo eran las libretas y tijeras. Lo más que detesto de las libretas son las argollas o “gusanillo” pero con virar la libreta me basta. En cuanto a las tijeras, suelen ser muy incómodas y me ha dado curiosidad en conseguir una a ver como me va. La mayoría de las cosas cotidianas las hago usando la mano izquierda. Los cubiertos de comer suelen confundirme porque los uso al revés, corto con la mano izquierda. La maquina de sumar tiene que estar a mi izquierda. Sin embargo no dominó usar con la mano izquierda el “mouse” de la computadora.

Creo que el mayor problema con los artículos es que llegan tarde a la vida de las personas cuando ya se han adaptado a hacer las cosas como se puede. Al menos ese ha sido mi caso con muchos accesorios o equipos de asistencia tecnológica. Ya eso es tema para una próxima entrada. Aún así es bueno que existan alternativas para que ayuden a facilitar la vida de quienes lo necesitan.

Gracias por leerme 😆

image

Reality check

image

Esto es un cuento de como la vida, el tiempo o Dios te envía un “reality check” así como así…

Ayer tuve una cita en una clínica de Centro Médico. Solo quien ha ido sabe lo tedioso que puede llegar a ser ir. Desde que los turnos sean por orden de llegada, lo que conlleva madrugar para intentar conseguir los primeros turnos para luego hacer todo el trámite de registro, facturación y que tomen los signos vitales entre otros procesos dependiendo de la especialidad. Luego queda esperar a que los médicos lleguen y comiencen a atender a los pacientes.

Ese es un ritual que hemos hecho desde que comencé a recibir servicios médicos ahí. Primero lo hacía mi madre, ahora lo hago yo. Con el paso del tiempo muchas cosas han cambiado, unas veces mejoran y otras empeoran. Un ejemplo lo ha sido la infraestructura y la cantidad de pacientes. Cuando fui me encontré con otra construcción y la ubicación temporera de la clínica en otra área y encontrarla fue una odisea. En cuanto a la cantidad de pacientes pues siempre es alta y a quienes más compadezco son a las personas mayores que muchas veces van solos y se desorientan con tanto caminar y cambia cambia de lugar.

Finalmente llegó mi turno, para mi sorpresa, antes de lo esperado. Me examinó una doctora amable y diligente. Le dije como me estaba sintiendo últimamente y me explicaron que es normal de acuerdo a la condición. Todo está bajo control dentro de las circunstancias y como siempre, aprendí algo más sobre mi condición. Entre otras cosas, que todo lo que sentimos y padecemos es un número para la medicina (un código) y ya los tengo.

También hubieron momentos “awkward” como cuando otro doctor te llama por tu síndrome o que tome su celular, busque la linterna que trae y con eso te mire los ojos… ¡GAD que no era el flash de un Galaxy Note II porque hubiera perdido visión! O.o

Luego de eso reflexiono que muchas veces nos preocupamos más por las cosas menos importantes. Que tengo que ser agradecida porque tengo salud y porque cuento con la bendición de poder VER. ¿Que más puedo pedir?

¡Gracias por leerme! 🙂

¿Facebook?

Según el vídeo que recientemente preparó Facebook a sus usuarios como parte de la celebración de los 10 años de funcionamiento, llevo conectada a esa red desde el 2007. Ahora que lo considero, en ese año me gradué de Bachillerato y comencé a trabajar el día de mi cumpleaños. Recuerdo todas las horas que perdí en computadoras de la universidad y en mi casa en MySpace y todos los días cambiaba el “theme”.

Abrí una cuenta en Facebook porque una de mis amigas tenía una. En un principio me resistía a usar esa cosa tan aburrida pero después uno le toma cariño, especialmente cuando había dejado la universidad y ya no estaba cerca de mis amigas.

Qué tiempos aquellos, siempre he pensado que si Dios me preguntara, cuál época me gustaría volver a vivir, escogería mi etapa universitaria. Etapa donde no tenía obligaciones económicas que cubrir, vivía del sobrante de la beca y en eso aliviaba a mis papas, no tenía código de vestimenta porque iba a estudiar y no modelar y mi mayor responsabilidad era hacer bien todos (bueno casi todos) los trabajos académicos.

Como le suele suceder muchos, caí en la tentación de agregar a media humanidad, aunque nunca tuve la intención de competir o presumir sobre cuantos “amigos” tuviera. Empecé con los amigos y los amigos de mis amigos, que uno se cree que son nuestros amigos. Luego vino la familia, después de un poco de resistencia por aquello de que no me regañen en “publico” si subía algún meme de doble sentido, un chiste, un comentario de política o religión. Después vinieron compañeros de trabajo y en mi caso hasta agregue gente extraña solo por los juegos.

 Image2

En septiembre del año 2011, Facebook anuncio la incorporación del “Timeline”. Esta utilidad permite tener una constancia de todo aquello que haya sucedido en tu Facebook, todos los cambios que hayas realizado desde que entraste en Facebook, prácticamente es un libro de tu vida, porque comienza desde el día de tu nacimiento. ¿Qué significaba esto? Que cualquiera que tuvieras en tu lista de amigos podría ver las cosas que ha publicado desde un principio.

Por curiosidad me puse a mirar todas mis publicaciones desde el 2007… tengo que decirlo, que vergüenza sentí cuando leía todos estatus tan tontos y tan “attentiowhorianos” que uno escribía; “aquí en el work”, “llegando a mi casa”, “aquí aburrida”, “tengo hambre”, “me acabo de levantar”, “tengo sueño” lo que es la ignorancia pero ¿A QUIEN RAYOS LE IMPORTABA TODO ESO??? ¿!Por qué nadie de los 300 y pico de personas que tenía no se le ocurrió decirme, BASTA, no sea ridícula y deja de poner tanta estupidez!? Pero nadie lo hizo y empecé a borrar todas esas cosas. Además de la vergüenza, en ese momento comprendí que no es bueno hacer check-in en lugares tan sensibles como la casa donde uno vive. Mas cuando muchas veces no conocemos a muchos de los que agregamos.

Pero estas cosas son normales porque como en todo, cada uno va creciendo, madurando y comprendiendo cual es el uso que uno le da a las diferentes redes sociales y si vale la pena o no mantener una cuenta. Por eso con el tiempo abandone y eventualmente cerré mi cuenta en MySpace porque ya lo consideraba aburrido para mis intereses, ya había cumplido su función.

Otra cosa que me hizo reaccionar y comenzar a ser un poco más cuidadosa en las publicaciones en Facebook, aunque no fue algo que ocurrió de la noche a la mañana, fue que hace algunos años me encontré con este “conocido” de la familia y me dijo “ya mismo posteas ‘check in: aquí en la funeraria” porque ahí era donde me encontraba y aunque en un principio lo tome mal, la persona llevaba toda la razón. Luego de eso, reflexione sobre ello y comprendí que mientras más simple, mejor. Eso incluía a la cantidad y la calidad de amigos y por supuesto… ¡ése dejo de serlo! ajajajaja.

Varias veces he hecho “limpiezas” que es eliminar de la lista a usuarios fantasmas que solo entran, averiguan y salen. Gente que está ahí pero nunca te dice nada. Gente que no conoces o amigos de amigos. Gente que se quejaban por todo y de todo. Gente que publica las peleas y puyas entre familia y amigos en común. Inclusive, lo más que me molesta: gente que escribe disparates ortográficos y de gramática. Yo no soy una eminencia en el tema y cometo errores como todos, pero trato, trato y trato de escribir lo mejor posible porque eso dice mucho de mí. La gente te conoce también por como uno se expresa de forma escrita, sobretodo cuando no han tenido oportunidad de conocerte cara a cara. En estos casos, tu escritura es tu carta de presentación. A veces me siento como la #GrammarPolice. Imagina que un futuro patrono o socio profesional lea esas barbaridades.

En fin, con el tiempo he realizado que la gente (y me incluyo) está demasiado conectada y por lo tanto le han dado importancia innecesaria a todo lo que tiene que ver con Facebook. De ahí, han nacido enemistades, chismes, problemas familiares, matrimoniales y hasta laborales porque no comprenden el alcance que una palabra o comentario puede tener. No comprenden que una vez publicamos algo, ya pertenece al Internet.

Entonces llegó un punto en que me aburrí de Facebook, entre a Twitter y ha convertido en mi red social favorita por su sencillez y que si no me gusta lo que leo de alguien, le doy #unfollow o #block al usuario y se acabó el asunto. Además de que ahí hay más gente con los pies en la tierra, que tienen opiniones serias y también se vacila, gente que les importa lo que pasa alrededor y no viven en la burbuja de hipocresía y apariencias en que se ha convertido Facebook. Pero ya de eso hable en otra entrada. Regresando a Facebook, me hice esta pregunta ¿cierro mi cuenta o elimino a gente que no es necesaria en mi Facebook y me arriesgo a que se ofendan?

Quiero aclarar esto: “gente que no es necesaria en Facebook” eso no implica eliminar a alguien de mi vida, porque fuera de Facebook esa persona sigue siendo mi amigo, conocidos, compañero o ex compañero de trabajo, familiar y etcétera. Si el o ella se toman el asunto de Facebook como algo personal y se ofenden porque alguien lo sacó, pues lamento decir que tienen un problema, maduren y ¡SUPERENLO! porque la vida no se acaba por eso. A mí me han borrado y eso no ha representado molestia alguna para mí. Hay que entender que muchas personas llegan a nuestra vida con un propósito y muchas veces por un periodo específico de tiempo. Hay personas que llegan y tienen un rol y con el tiempo ese rol cambia porque son etapas de la vida misma.

Hoy fue el día en donde decidí que mi perfil de Facebook será exclusivo para compartir cosas con mi familia, amistades y personas que aunque no vea, mantengo comunicación activa. A los que decidí sacar, no fue por tener alguna reserva o diferencia personal. Reconozco que antes no me atrevía porque mucha gente lo toma mal pero era eso o seguir limitando o filtrando lo que comparto en esa red. Seré meticulosa en quien acepte en el futuro y es posible que la lista se siga reduciendo a menos que no me un arrebato y proceda ir a: “settings > account > security > deactivate account”.

No sé si me llamaran antisocial por sacar gente. Pero considero que más anti social es tener una lista de +300 personas y que la mayoría no interactúe contigo, es como sentirse solo en un concierto en el “Choliseo” o en una playa un día de fiesta. Si, estar rodeado de muchísima gente pero que con ninguna te comunicas.

En resumen, les recomiendo como usuaria de redes sociales hace mucho tiempo y que ha aprendido a fuerza de cantazos y errores.

  • Que se conecten a las redes que en realidad vayan a utilizar y no tener cuantas porque los demás tienen, eso incluye los servicios de “messenger” que hay tantos.
  • Agreguen a gente que conocen e investiguen un poco al que no conoces, no estás obligado a aceptar a quien no conozcas y no estás obligado a mantenerlos, no te sientas culpable por tu decisión. Estás en tu perfecto derecho de escoger quien sí y quién no porque es tu espacio.
  • Ten cuidado con lo que públicas si no quieres que algo se sepa no lo digas. Sobre todo cuando se trata de asuntos muy personales o laborales porque a la larga la privacidad nunca está garantizada en internet.
  • No se ofendan si los sacan, no te morirás por eso y tal vez te están haciendo un favor.
  • Por amor a Dios, PADRES, entren a las redes de sus hijos y vean lo que publican y pongan controles. Las barbaridades que he leído de muchachitos y muchachitas que delante de mama y papa son una cosa y en las redes otra. Oriéntense y edúquense para que puedan entender todo esto y saber qué hacer cuando hay problemas.
  • Aprende a entender cómo funcionan antes de usarlas. Deberían ser una buena herramienta para compartir y no deben ser sinónimo de un dolor de cabeza. Sobretodo cunado están a la distancia. Disfrútenlo y sáquenle el mejor provecho.

Gracias siempre por leerme 🙂

2013

1526860_10153680680820094_130111794_n

En estos días me ha surgido una inquietud de repasar en mi mente todos los sucesos que viví en el 2013. Para muchos este día es uno más y en cierto modo pienso igual porque todos los días son nuevos no importa el año. Pero en mi caso, este año en especial me marco de muchas maneras. Digamos que fue como una montaña rusa.

Pensándolo bien las cosas, esta víspera del 2014 es muy diferente a la del 2013. Aquella víspera venia acompañada de una gran incertidumbre dado al próximo cambio de gobierno y las implicaciones que traerían consigo. En la víspera de ahora veo el panorama con mayor positivismo. Ahora mi incertidumbre no depende de las decisiones de otros, dependen del camino que yo escoja seguir.

Una de las grandes enseñanzas que me dejo este año fue aprender a escuchar y seguir mi intuición. Son cosas que se aprenden en el momento adecuado, ni antes ni después, fue en ese momento y con un propósito. Esa intuición me llevo a prepararme para recibir un jamaqueon.

Pero admito que hay cosas para las cuales uno no se prepara y una de ellas es el efecto que ese jamaqueon causó en mi familia, compañeros y amigos. Personas que amo, aprecio y respeto. Ver a esas personas llorar por una situación que era ajena a ellos me destruyó y me causo más sufrimiento que el mismo jamaqueon. Para ellos fue muy difícil entender las cosas como yo las veía porque entendían que fue una situación injusta, lo cual comprendo pero lo que ellos no sabían es que muchas veces le pedí a Dios un cambio, él cumplió mi petición, a su manera, pero cumplió y acepto su voluntad con valentía, con la frente en alto y…

Con la satisfacción de estar agradecida por las experiencias vividas.
Con la satisfacción de la oportunidad profesional.
Con la satisfacción del deber cumplido.
Con la satisfacción de que no le hice daño a nadie.
Con la satisfacción de que ayude a quien necesitó de mí.
Con la satisfacción que di más de 100% en mi labor.
Con la satisfacción de que puedo dormir en PAZ.

Pero como lo más lindo que tiene la vida es que hay un día detrás de otro y hay que seguir viviendo. Han llegado días mejores. Salí de Puerto Rico dos veces con mi familia y amigas.

Viaje con mi familia inmediata a Miami. Algo que nunca se había podido hacer. Fuimos a un torneo de pelota de mi sobrino y por primera vez a un juego Grandes Ligas de los Marlins de Miami en el estadio. El mejor recuerdo que llevo es el apreciar otras culturas latinas. En todos lados hay gente buena y mala. Estuve nueve días escuchando conversaciones de tantas personas con diferentes acentos, culturas y vivencias.

¡Y me fui para Las Vegas, NV!… Un viaje que tenía contemplado en mi “wish list” pero no tenía idea en qué momento se daría ¡pero se dio! Fue un viaje espectacular. Compartimos en todo momento como tres mosqueteras, aunque no estaba el “combo completo”… -¿porque siempre suena a comida?-. Seguimos…

Visitamos muchos hoteles en el Strip de Las Vegas. También fuimos a la represa de Hoover Dam y el Gran Cañón. Esa visita al Gran Cañón la recordare como un “reality check”. Mientras iba de camino (un laaaargo camino) reflexionaba en que si pude llegar a ese lugar, pues puedo llegar a donde quiera. Que me sentía tan agradecida por todo lo que había hecho y a donde había llegado como persona. Ese lugar es excepcional. No hay foto o video que refleje la emoción de estar allí y ver esa maravilla con sus propios ojos.

1379687_10153298096660094_939985771_n

A mis amigas les agradezco porque procuraron hacerme sentir bien con su compañía y apoyo. Con sus buenos deseos, chistes y alegría hacen que los días sean más amenos.

 576231_10151915812795094_1653854216_n

Gracias a las redes sociales me mantengo al día con los acontecimientos. Cuando uno entra a estas redes uno lo hace para mantener comunicación con las personas que conoces y para eso está Facebook. En mi caso, por alguna razón en mi Twitter no sucede así. En Twitter se lee mucho y “sigues” a quien no conoces pero te gusta lo que esa persona escribe. La gente puede tomarlo de diferentes formas. En mi caso sigo gente que aporte algo positivo a mi vida, gente que sabe expresar sus opiniones sin ofender. He aprendido mucho de lo que leo. Poco a poco leí que varios se conocían en persona y lo vi como algo chévere. Tengo que admitir que eso yo lo veía lejos porque en Internet nada es seguro.

¡Pero conocí a una tuitera! ya que esa persona me reservo un libro para obsequiarlo a mi papa. Es más, fui dos veces a su trabajo y fue algo bonito que una persona sin conocerte tenga ese detalle. ¡Además que probé los ricos cupcakes que hace! Luego otra tuitera abrió su “Coffee shop” un sueño anhelado que se le hizo realidad. Cuando me entere de sus planes me alegre como si fuera a mí. Luego de vaaaaarioooooos meses finalmente le visite el negocio. Su trato fue excepcional, como si me conociera de toda la vida. Fue una experiencia nueva para mí y mis padres, que yo sé que no entendían la cosa pero ella con su candidez se encargó de que se sintieran como en su casa. Y es que así pasa, uno aprende a conocer a las personas por lo que escriben. Espero que en el 2014 pueda conocer a muchos más de los buenos que faltan. No los nombro porque son muchos.

 988728_10153391592830094_1626065726_n

Gracias a Twitter conocí más a fondo la historia de lucha de Oscar López Rivera y en definitiva apoyo la causa de #FreeOscarLopez. Al igual que muchos, añoro que llegue el día en que al fin salga caminando de la cárcel, su libertad no porque él es un espíritu libre. Tengo mucha Fe que eso llegará y disfrutará junto a su familia y pasará sus días contemplando el mar.

Otra de las cosas que le agradezco al 2013 fue que tuve la valentía de hacer algo que no me había atrevido a hacer y fue crear este espacio. Mi Blog donde tengo la oportunidad de contar lo que he vivido. Mis condiciones, como crecí y llegue aquí. Mi vida no ha sido muy diferente a la de otros, solo uno que otro obstáculo más. Tratando de llevar el mensaje de que si yo los he podido superar quien quiera ¡PUEDE!. Siempre estaré agradecida con quien saque minutos de su tiempo para lean mis palabras.

Mis deseos en el nuevo año y siempre son:

Que no nos falte la salud, un plato de comida, un hogar a donde llegar y fuerza para ganarnos la vida honradamente.
Que nos propongamos ser mejores personas y ciudadanos.
Que seamos más empáticos con causas y las situaciones ajenas.
Que no juzguemos los que no podemos entender.
Que aceptemos que nuestro prójimo no es malo o bueno por su forma de pensar o vivir.
Que busquemos lo positivo en las situaciones aunque parezca que no hayan.
Que cada día aprendamos algo nuevo.

 ¡Adiós 2013!… ¡2014: I’m ready for you!

Zapatos

¿A qué mujer no le gustan los zapatos? Yo no soy la excepción, los zapatos siempre han capturado mi atención. Los admiro cuando paso por las vitrinas de las tiendas, en catálogos de revistas o Internet. Los que más admiro son los de taco alto con muchas correas, tirillas o cordones. Digo admirar porque no los puedo usar…

Para poder corregir la curvatura del pie equinovaro fui sometida a varias cirugías correctivas que me ayudaron grandemente. Eso también implica que el pie no tiene la misma flexibilidad de la otra pierna. Esa situación me dificulta conseguir zapatos que fueran cómodos para ambos pies pero también que sean bonitos. Cuando era pequeña mis papas se rompían la cabeza buscándome zapatos que me quedaran bien, que no se me saliera el pie porque era más corto que el otro.

Me encantaban los zapatos escolares con hebilla pero no los podía usar porque se me salía el pie. Los vine a usar de grande y eran de cordones o de velcro porque se podían apretar. Conseguir zapatos era casi imposible a menos que; compraran dos pares del mismo estilo de zapatos pero de diferentes tamaños o tirarse la maroma de unir un par de tamaños diferentes a ver si pasaba con ficha. Así paso en una ocasión cuando la cajera no miro dentro de la caja… ¡OMG!

Cuando estaba entrando en la adolescencia, que es cuando uno quiere lucir algo bonito igual que las demás, fue peor porque nada que estuviera de moda podía usar. Mi ortopeda nos recomendó una zapatería en Río Piedras El zapatero era un señor dominicano que tenía experiencia adaptando zapatos para casos especiales. Para mi graduación de sexto me compraron unos zapatos sencillos con taco bajito. El doctor los vio y dibujo en un papel las instrucciones para que el zapatero hiciera las alteraciones. El zapatero le añadió como un tipo de relleno pero a la larga no funciono porque pesaba mucho, me apretaba y aun así se salía el pie al caminar por lo que descartamos seguir alterando los zapatos.

A pesar de todo, guardo recuerdos lindos porque tuve los tenis de colores de Punky Brewster y las sandalias de plástico rosado transparente de ¡Xuxa!

xuxa shoes

Ya de joven (soy una bebe aun) casi siempre iba a las tiendas, me media algo, y si me quedaba más o menos me lo llevaba. Luego de usarlos por ciertas horas comenzaban las molestias y a veces seguía usándolos así porque no había más remedio o salía de ellos. De esas experiencias he aprendido a no comprar lo primero que vea, que tengo que ser muy selectiva y que a veces es necesario gastar un poco más por calidad.

Hace par de años, para mi graduación fui en búsqueda de los zapatos y entre a cierta tienda que cuyo nombre comienza con B y termina con S. Gracias a Dios ahí encontré un estilo de plataforma de buena calidad, liviano, cómodo, bonito aunque no muy baratos. Pero como no soy de tener un closet lleno de zapatos, cuando compro un par los uso hasta que mueren.

IMG_20131221_143201

Consejo de gratis por experiencia… cuando vean zapatos que les gusten, antes de comprarlos, buque el website de la tienda a ver si venden en línea y a precio más bajo. En las navidades pasadas fui a la misma tienda y me medí dos pares que estaban en $40.00, me dije, yo me los merezco y me los lleve, algo poco común en mí pero necesario. Días después entre al webiste y resulta que habían más variaciones del mismo tipo de zapatos que uso y a ¡$25!… admito que caí en tentación y compre 3 pares que llegaron semanas después a mi casa. O sea, con lo que gaste en dos pares en la tienda prácticamente compre tres por Internet. Me surtí de zapatos para todo el año y más. ¡Gracias a Dios que los que compre en la tienda no estaban en ese especial del webiste! Así que a verificar antes por si se llevan una sorpresa…

¡Gracias por leerme!

Beisbol

¿Que tiene que ver el Béisbol conmigo?

Puedo decir que gran parte de mi infancia y niñez las viví en un parque de pelotas gracias a mi padre y mi hermano…

A mi padre le gustan los deportes en general y de niño le gustaba jugar béisbol. En su juventud se convirtió en como árbitro en diferentes deportes en especial el béisbol, que es su favorito. Ha servido desde las ligas infantiles, juveniles profesionales y hasta juegos Centroamericanos.

Es un gran admirador de Roberto Clemente. A propósito de Clemente, es #JustoYNecesario hacer paréntesis. Desde que tengo uso de razón o probablemente desde antes de mi existencia, todos los días 31 de diciembre en mi casa se escucha un CD (antes era un LP) de la narración de la historia de Clemente por Felo Rivera, que incluye la su biografía, el Hit 3000 y las palabras de Clemente luego de ese evento. En esa grabación se incluye esto

Roberto Clemente – Hit 3000 narrado en Español. La foto simboliza mi admiración por Clemente y  el arbitro…

robertoclemente3000thFoto tomada del Juano18’s Blog

Para continuar con la vena “besibolera“, mi hermano, que es mayor que yo, era un niño saludable e inquieto y nuestro padre le inculco el amor al béisbol por lo que comenzó a jugar a los tres años de edad. Esa inquietud natural lo hacía destacarse en el parque y al final de las temporadas le entregaban trofeos que eran más grandes que él, y gigantescos al lado mío. Nuestra casa poco a poco se llenaba de trofeos y medallas de él. Tenía un talento innato y a medida que iba subiendo de categoría se desarrolló como pitcher zurdo, un tipo de pitcher raro de encontrar, según he escuchado.

Desde que llegue a casa mis padres no se limitaban por mis condiciones y me llevaban al parque. Preparaban el bulto, comida, coche o corral. Muchos fines de semana eran de parque de pelotas todo el día, ya fuera por mi papa o mi hermano. Hubo muchas ocasiones donde mi hermano jugaba en un parque mi padre estaba trabajando en otro y había que dividirse. En época no habían los celular de ahora, la única manera de saber que pasaba en otro parque era por medio de otros padres o fanáticos que habían recorrido los otros parques por lo que la información corría como si fuera un pueblo pequeño. Ese tipo de cosas son las que se extrañan porque era bonito que todo el mundo conociera, se sabia quienes eran los jugadores, sus padres, los árbitros y las familias. Por eso no era extraño interactuar con los demás y preguntar como iba el juego o te decía si ya había terminado en otro lado. La gente socializaba más y no eramos tan individualistas y tan dependientes de un teléfono “inteligente”.

Siguiendo con mi hermano, que muchos recuerdos tengo de mi madre gozándose sus juegos, mi padre también lo hacía pero no podía todo el tiempo. Mami iba todos los juegos a menos que yo estuviera enferma u operada. Las madres y familiares llevaban instrumentos musicales y cantaban los coros a sus nenes con toda la buena vibra para animar a sus pollitos. Guardo una anécdota estando mi hermano ya adolescente parece que tenia una buena racha como pitcher y para uno de los juegos una madre de un jugador del mismo equipo llevo un paquete de papel de construcción, un marcador y un rollo de tape. En cada entrada que mi hermano le tocaba lanzar y ponchaba al bateador del otro equipo, ella pegaba en la verja un papel y le escribía bien grande la letra K como símbolo de la cantidad de bateadores enviados al dogout. Cuando vinieron a ver, la verja tenia muchas K’s dibujadas, algo que no fue del agrado de los padres del equipo contrario. Era de esperarse aunque la intención era apoyar a los jugadores y no menospreciar a ninguno. Recuerdo los bolazos en las paredes de su cuarto, del pasillo, la marquesina, el patio, en fin, cualquier pared de la casa que no tuviera nada era su victima para calentar su brazo. No había hora especifica para ello, igual podía ser por el día como bien tarde en la noche.

En mi caso, se podría decir que iba al parque pero hacía cualquier cosa posible menos prestarle atención al juego porque no despertaba mi interés. Cualquiera en mi lugar a estas alturas fuera una experta pero yo hacia cualquier cosa con tal de que pasara el tiempo y llegara la hora de irnos. Por eso pintaba, dibujaba, me llevaba juguetes, libretas y también le dañaba los crucigramas a mami porque los comenzaba y no los terminaba, eso es algo que aun hago. Recuerdo que atosigaba a mi madre preguntándole a cada rato cuanto falta para terminar. Con el tiempo mami resolvió que era más fácil para todos que me quedaba los fines de semana en casa de mi abuela y ahí me entretenía con mis primas.

Regresando al parque, digo con orgullo que era la mejor clienta de la cantina, bueno, mi hermano me superaba porque hasta dentro del terreno pedía comida. Por regla general el jugador no puede comer mientras este en juego pero mi hermano se la pasaba esa regla por donde no le daba el sol, ademas de que era capaz de formar un motín si al terminar el juego no le compraban una empanadilla o cualquier fritanga. Por otro lado, en algunas ocasiones a los árbitros se les pagaba en efectivo y cuando íbamos a sus juegos mi papa nos daba permiso de pedir en la cantina y al final se lo descontaban… ¡Qué gran ERROR!…. y, mientras más horas pasábamos el parque, más se reducía su pago que de por sí no era mucho… Me llamaran #ForeverGordita pero la realidad era que en esa época parecía un palillito.

Mi hermano fue compañero de equipo de muchos peloteros que han llegado a jugar en Grandes Ligas. Tuvo la suerte de servir de refuerzo en otros equipos. Muchas de esas oportunidades llegaban porque su equipo se eliminaba y no avanzaban a la siguiente etapa. Recuerdo cuando todos se lamentan por la derrota del equipo y de momento veía al dirigente del equipo ganador que se acercaba a mis padres para pedir a mi hermano de refuerzo. Cuando mi hermano entro en la adolescencia y juventud sus gustos e intereses fueron cambiando, y por mas consejos que le dieran al final su decisión fue de dejar de béisbol porque se sentía cansado. Aunque no se convirtió en pelotero profesional y no llego a Grandes Ligas para sacar a mi madre de pobre. -… bueno esa es la recompensa que toda madre de un pelotero añora después de años remojando uniformes llenos de tierra y que con todo el amor lo dejan como nuevo para el próximo juego… – Aunque tampoco me toco ser la administradora sus millones y le debo dinero a Sallie Mae, aun así lo amo y no me canso de agradecer a Dios que no se perdiera en ningún vicio o malas mañas. Porque ante todo es un hombre de bien, trabajador y dedicado a su familia. Eso para mí es lo más importante. A sus hijos les está inculcando el amor al béisbol. Ahora es que se va a poner la cosa buena. Ahora comprenderá todos los esfuerzos y sacrificios que nuestros padres hicieron por en nosotros. Lo mas lindo de todo esto es que estas anécdotas y recuerdos que he escrito se están repitiendo pero por partida doble! #TengaPaQueSeEntretenga! 🙂

Yo también he aprendido mi parte, ahora gracias a mis sobrinos veo con más entusiasmo el juego. Me he interesado hasta en conocer la dinámica y un poco de las reglas básicas. Hasta vi par de juegos de la pasada Serie Mundial de MLB #Triunfo. También hasta le pregunto a mi papa sobre alguna que otra jugada. Ese es otro momento gracioso, cuando le hago una pregunta espero recibir una respuesta simple y sencilla pero el tiene que dar toda la explicación y siento como si me estuvieran dando una clase de regalas o mecánica de arbitraje… ajajaja~

Dicen que debemos conocer nuestra historia para aprender de ella. Y yo pienso que lo mejor o lo que funciono en el pasado puede repetirse. En el caso de los niños y jóvenes, hay que ofrecerle oportunidades para que se entretengan sanamente y se ejerciten. Pero por mas que el gobierno intervenga lo más importante es tener el apoyo de la familia. Cuando se le pregunta a los peloteros de Grandes Ligas como llegaron el denominador común en sus respuestas es con el apoyo de sus padres y sus familias. El talento puede ser innato o desarrollado con esfuerzo pero el apoyo familiar es un factor importante.

Todavía mi papa se encuentra personas en la calle que me vieron en mi infancia en algún parque, con el yeso, en el coche o corriendo y preguntan «como esta la nena, la que tenia el yesito». A veces la gente me saluda y me pregunta si los recuerdo, con mucha pena les digo que no.

Gracias por leerme 🙂